CONSEJOS PARA UN BUEN CAMINO

        Antes de iniciar el Camino de Santiago es conveniente perder un poquito de tiempo en buscar información tanto a cerca de la ruta, itinerarios, sitios de interés para visitar y sobre todo albergues o lugares de hospedaje.
 
       Procurar si vais a emprender la ruta prepararos físicamente un poco, lo realizareis mejor y además disfrutareis muchísimo más.
 
       Para realizar el Camino de Santiago en bicicleta es conveniente que sea con bicicleta de montaña ya que con la de carretera te vas a perder muchísimos lugares de interés y en muchas ocasiones vas a estar muy alejado del auténtico camino.
 
      No seas demasiado atrevido a la hora de transitar por lugares demasiado escarpados o peligrosos, es preferible finalizar la aventura sin problemas que no, no poder finalizarla por haber sufrido algún accidente. En las librerías y en las sedes de los Amigos del Camino de Santiago (están en todas las poblaciones de cierta importancia) puedes adquirir guías suficientemente detalladas y actualizadas que te ayudarán a realizar la aventura con la máxima seguridad posible.
 
      Prepara la bicicleta y el portaequipajes lo mejor posible en ello va parte de un buen viaje. Sujeta bien los portaequipajes de forma que no se te puedan meter las mochilas entre las ruedas ya que según el estado del camino en ocasiones se pueden bambolear y meter entre los radios con el consiguiente peligro de caída.
 
     Agrega para posibles averías y/o pinchazos de la bicicleta algo de repuesto que te pueda servir para reparaciones puntuales.
 
      Es imprescindible llevar la documentación (D.N.I. o pasaporte se eres extranjero) y junto a ella la acreditación de peregrino ya que te será necesaria para utilizar los albergues y luego será un bonito recuerdo de tu paso por las distintas poblaciones del camino.
 
       Revisa y aligera tu equipaje lo más posible pero no olvides llevar ropa de repuesto y alguna prenda alternativa de abrigo por si se produjera un cambio del tiempo durante los días que dure el viaje.
 
       Sería conveniente que llevaras alguna guía o información del itinerario así como de aquellos lugares que nunca hay que dejar de visitar.
 
       Pinzas de tender, algún imperdible, algún elemento de botiquín (desinfectante, mercromina, pomadas antiquemaduras, etc. son elementos imprescindibles que tienes que llevar por si se produce cualquier imprevisto.