Breve historia del Camino de Santiago

Corrían los últimos años del Siglo IX o primeros del Siglo X y por las calles de Compostela se veían personas extranjeras con aspecto cansado, eran los primeros peregrinos que provenientes de Europa llegaban hasta allí para venerar los restos del Apostol Santiago encontrados en una cripta cercana al lugar en que hoy se veneran.
Esta vía nació una vez encontrado el sepulcro del Apostol, durante el reinado de Alfonso II, y mantuvo su esplendor hasta el s.  XVIII en que temporalmente perdió toda importancia. Los peregrinos gozaban de  protección en los reinos por los que pasaban, y eran acogidos en los  monasterios y hospitales fundados a lo largo del camino por diversas órdenes religiosas para asistir y curar a los peregrinos en aquello que pudieran necesitar.
Se cree que  la actual Francia era atravesada por cinco rutas hacia la península  Ibérica: una llegaba a Somport y las demás a Roncesvalles. Todas  ellas se unían en Puente la Reina, y desde allí se dirigían por Logroño, Santo Domingo de la Calzada, Nájera, Burgos, Sahagún, León, Astorga y Ponferrada, como ciudades principales, a Santiago de Compostela donde los peregrinos, después de cumplir con las ceremonias rituales en la catedral de Santiago de Compostela, recibían un documento, llamado «compostelana», que acreditaba su peregrinación.
La importancia del camino de Santiago fue decisiva tanto en sentido económico, como cultural y artístico. En este último sentido, dio lugar a la creación de un tipo determinado de iglesia (la iglesia de peregrinación) y a la construcción de numerosos edificios religiosos, incluida la catedral de Santiago de Compostela. A través de él se difundieron, además, loscapiteles historiados, decoración típica del rómanico que creó escuela.
En la actualidad siguen afluyendo cientos y cientos de peregrinos que utilizando muy diversos medios: a pie, en bici, a caballo, etc. llegan cada día a Santiago de Compostela, con la intención unos de orar y otros con fines deportivos, promesas personales, etc.